Los mejores tipos de bombillas Led del mercado

Como habrás leído y escuchado en múltiples ocasiones, la tecnología led ha permitido mejorar nuestra calidad de vida y reducir los costes de nuestras facturas de la luz. Además, las investigaciones y la inversión en desarrollo Led ha aumentado sus aplicaciones, por lo que actualmente las bombillas Led están al alcance del público en general y, además, existen, cada vez más, de diferentes tipos y con diversas aplicaciones.

Y es que, al igual que sucede en el sector de las bombillas halógenas, podemos encontrar bombillas Leds que funcionan directamente conectadas a una corriente convencional, como la que puede ser de 220V.

Por otro lado, estas bombillas también están disponibles con un transformador intermedio que funcione a 12V. Si éste es tu caso, recuerda que el transformador debe estar en buen estado para evitar un gasto energético innecesario y la disminución de la vida útil de la bombilla.

Para comprar bombillas Led debemos conocer primero el casquillo de la lámpara o el emplazamiento donde queramos colocar nuestra nueva bombilla Led. El casquillo más recurrente en las bombillas Led suele ser el E27, un casquillo clásico de rosca. Sin embargo, tenemos tamaños más pequeños para otro tipo de emplazamientos.

Por otro lado también encontramos casquillos más pequeños. Estos suelen ser los E14 o los usados por halógenas como el GU10. Además, en el mercado también encontramos las bombillas Led G9 con base de cerámica, que permiten una mejor disipación de calor que incide en una mayor vida de la luminaria Led. Además, su reducido tamaño la hacen perfecta para la sustitución de las bombillas convencionales.

Finalmente destacamos la eficiencia y efectividad de las bombillas led regulables, con las que se puede escoger una amplia gama de intensidad lumínica eficiente.

Las lámparas de led consumen aproximadamente hasta un 80% menos energía eléctrica que un foco común. El flujo de la luz en las lámparas LED permite dirigirla al área que se desee sin perder energía en haces de luz que van en otras direcciones (como es el caso de los focos comunes) así se incrementa la uniformidad lumínica y se reduce la pérdida de iluminación entre fuentes de luz.

Share This