Aspectos a tener en cuenta para elegir el tipo de bombilla adecuado

Tipos de bombillas

La iluminación interior de una vivienda es uno de los aspectos más importantes de un hogar, tanto desde el punto de vista decorativo como en relación al confort y la economía familiar.

Aunque una buena decoración contribuye positivamente al confort, ya que nos hace sentir cómodos y satisfechos con el entorno creado, cuando se trata de la iluminación de nuestra vivienda hemos de ir más allá de lo puramente estético. Así, por muy bonita que quede una determinada lámpara en nuestro salón, si su ubicación o estructura resta luz a la sala, en nuestra actividad diaria no nos terminaremos de sentir cómodos y, además, tendremos que echar mano de otras fuentes de luz, aumentando nuestro consumo energético.

Del mismo modo, iluminar una casa constituye un gasto considerable para la economía familiar. Por ello, es de extremada importancia ubicar las diferentes fuentes de luz en los lugares adecuados y, al mismo tiempo, utilizar las bombillas y los elementos de iluminación más convenientes en cada caso.

Por tanto, es tan importante planificar la iluminación de los diferentes espacios de una casa, como escoger adecuadamente los productos a utilizar.

Para ayudaros a conseguir una iluminación óptima en vuestro hogar, en esta guía explicaremos conceptos básicos, como qué son los lúmenes o la temperatura de color, y cuáles son los diferentes tipos de bombillas que nos ofrece el mercado.

Conceptos clave sobre iluminación

Temperatura de color

La temperatura de color de una fuente de luz se define comparando su color dentro del espectro luminoso con el de la luz que emitiría un cuerpo negro calentado a una temperatura determinada. Aunque es una medida relativa, este parámetro se expresa en kelvin (K). En las bombillas podemos encontrar tres tipos de temperaturas de color: cálida, neutra y fría. Las luces cálidas presentan tonos amarillos, como las luminarias tradicionales, la luz tradicional para iluminar los hogares.  Por el contrario, una iluminación fría es blanca, y se utiliza para espacios donde se requiere una buena iluminación, como oficinas, cocina, etc. Por su parte, las fuentes de luz neutras son aquellas con tonalidades situadas en el medio de las temperaturas de color cálidas y frías. Atendiendo a su unidad de medida, podemos distinguir estos tres tipos de temperatura de color de la siguiente forma:

  • Luces cálidas: temperaturas de color entre 2700-3500K
  • Luces neutras: temperaturas de color entre 3800-4500K
  • Luces frías: temperaturas de color superiores a 5000K

Lúmenes

El lumen, representado por el símbolo “lm”, es la unidad de medida utilizada para determinar el flujo luminoso, que es a su vez una medida de la potencia luminosa emitida por una fuente de luz. Dicho de otra manera, esta unidad expresa la cantidad de luz que es capaz de emitir una bombilla y que será percibida por el ojo humano.

Equivalencia de potencias

La potencia indica el consumo de energía eléctrica, y es medida en vatios (W). Los vatios nos indican cuánta electricidad consume una bombilla. A continuación podéis ver una tabla de  equivalencias de potencia aproximadas en diferentes tipos bombillas:

 

Eficacia lumínica

La eficacia lumínica indica la cantidad de luz emitida en relación a la energía consumida. Este parámetro se mide mediante la combinación de los dos anteriores, es decir, lúmenes por vatio (lm/W). Por tanto, una bombilla eficiente es aquella que consume pocos vatios para muchos lúmenes.

Tipos de bombillas

Desde la invención de la primera bombilla incandescente, los elementos de iluminación han evolucionado de una forma extraordinaria, sobre todo en los últimos 25 años. En la actualidad, la tecnología en auge es la utilizada por las bombillas LED, que nos permiten iluminar espacios de una forma mucho más eficiente y por tanto más económica a largo plazo. Sin embargo, existen numerosos tipos de bombillas, por lo que es conveniente conocerlas para escoger la más conveniente para cada caso particular. Según el tipo de bombilla que utilicemos y las características del espacio a iluminar, también conseguiremos un resultado u otro en lo que ambiente y decoración se refiere. Así, a la hora de elegir una bombilla hemos de tener en cuenta factores como el color de la luz, la intensidad, la ubicación de la fuente de luz y, por supuesto, el tipo de bombilla.

Dentro de los Tipos de bombillas, nos podemos encontrar con:

Bombillas incandescentes

Tras la nueva regulación de consumo energético acordada por la Unión Europea en 2008, las lámparas incandescentes comenzaron a ser retiradas del mercado de forma progresiva en el año 2009. Precisamente a partir de 2016 se espera que dejen de ser fabricadas por completo las bombillas incandescentes no halógenas y gran parte de las restantes. El funcionamiento de las lámparas incandescentes consiste en el paso de una corriente eléctrica por un filamento de wolframio hasta alcanzar una temperatura tan elevada que se origina la emisión de radiaciones visibles para el ojo humano.

Entre las características positivas de este tipo de bombillas destacan su bajo coste y su buena reproducción de los colores. Sin embargo, tienen una vida útil demasiado corta, se calientan demasiado y conllevan un elevado consumo energético, con una eficacia luminosa muy baja. La retirada progresiva de las bombillas incandescentes ha ido abriendo camino a nuevas tecnologías capaces de conseguir la misma capacidad luminosa con un consumo energético mucho más reducido.

Bombillas fluorescentes

Las lámparas fluorescentes tubulares son muy utilizadas en oficinas, industrias y comercios. Concretamente las más recurridas son las T8, de 26 mm de diámetro. Se trata de lámparas de vapor de mercurio a baja presión con una eficacia y vida útil bastante decente. Concretamente, estas bombillas fluorescentes tienen una eficacia luminosa de entre 65 y 104 lm/W y una vida útil que va desde las 12000 hasta las 20000 horas. Además de las lámparas fluorescentes tubulares, existen las fluorescentes compactas, que cuentan con el mismo funcionamiento y consisten en uno o varios tubos fluorescentes doblados sobre un casquillo. Las bombillas fluorescentes compactas tienen una vida útil comparable a la de los tubos fluorescentes, pero su eficacia luminosa es algo menor, siendo como máximo de 74 lm/W.

Bombillas halógenas

Las lámparas halógenas, que comparten principio de funcionamiento con las bombillas incandescentes clásicas, cuentan con un gas halógeno que consigue que no se evapore el wolframio del filamento. De esta forma, la incandescencia halógena consigue aumentar la vida media y mejorar la eficacia de las lámparas incandescentes tradicionales. Sin embargo, siguen siendo mucho menos eficientes que otras opciones del mercado actual.

Bombillas de bajo consumo

Las bombillas de bajo consumo funcionan como los tubos fluorescentes. Proporcionan un consumo menor que el de las bombillas incandescentes tradicionales y tienen una vida media útil de hasta 15000 horas. Uno de los inconvenientes de las lámparas de bajo consumo es que tardan en alcanzar la iluminación máxima. Por ello, no son adecuadas para aquellos lugares en los que no pasamos demasiado tiempo, ya que cada vez que apagamos y encendemos tendremos que esperar a que alcance su iluminación máxima.

Bombillas LED

Las lámparas LEDs son las más eficientes del mercado, proporcionando la mayor cantidad de luz con el menor consumo. Cuentan con una vida útil de hasta 30 años con una utilización de 4 horas diarias, lo que se correspondería con unas 50000 horas de uso. Además de su destacada vida útil, la característica estrella de las bombillas LED es su consumo, que puede ser hasta un 80% menor que el de una bombilla incandescente tradicional. Otras características destacadas de las lámparas LED es que no generan calor y que reproducen muy bien los colores. Además, soportan una gran cantidad de ciclos (número de veces que se apaga y se enciende una bombilla).

Otros artículos de iluminación LED

El desarrollo y las ventajas de la tecnología LED ha dado lugar a la aparición de numerosos artículos de iluminación LED. Un ejemplo de ello son los Downlights LED, que consiste en una fuente de luz, en este caso LED, empotrada descendente, proporcionando una iluminación horizontal directa hacia abajo. Además de los downlights, en el mercado actual existen numerosos otros artículos para iluminar nuestra vivienda con tecnología LED, por ejemplo: tiras LED flexibles y rígidas, para interiores y exteriores; proyectores LED; tubos y paneles LED, y muchos más.

Puedes ver en nuestra tienda online de iluminación Led, un amplio catálogo de bombillas led, bombillas halógenas y bombillas de bajo consumo

Share This